Qué es la tela no tejida y qué funciones tiene

telas-no-tejidas

Seguramente has escuchado hablar de telas no tejidas, pero ¿sabes qué son y cómo se utilizan? Prepárate pues ahora mismo estás a punto de descubrirlo.

Este tipo de telas o componentes han resultado muy efectivas en distintos sectores de la industria y la cotidianidad. Por ello, queremos darte a conocer todos los detalles relacionados con este fantástico producto.

Hemos preparado una entrada donde podrás leer y entender qué es una tela no tejida. También verás sus usos y las ventajas que aportan según el sector donde se utilicen.

Comencemos…                 

¿Qué son las telas no tejidas?

También conocidas por su abreviatura TNT, se trata de un textil cuyas fibras no están unidas mediante una costura de patrón continuo como en el caso de los tejidos.

Al contrario de ello, su unión se da mediante otros procesos mecánicos o químicos, dando como resultado una tela con un patrón de unión discontinuo.

Para la confección de este tipo de tejidos no se requiere que la fibra sea convertida en hilo. Esto implica una ventaja a nivel de resistencia, pues la tela no se deshilacha.

El hecho de que no sea tejida no implica que no sea transpirable. La tela sin tejido posee microporos que permiten la circulación del aire. Además de ello es flexible y se adapta de manera adecuada a distintos patrones de confección.

¿Qué usos tienen?

El nivel de resistencia y las características generales de este tipo de tejidos los hacen ideales para diferentes ámbitos de la sociedad. Permítenos mostrarte:

Medicina

Este tipo de tejido es utilizado ampliamente en la medicina gracias a su resistencia, comodidad y capacidad higiénica. Se utilizan para la confección de batas médicas y de enfermería, accesorios para quirófano y hospitalización, y ropa para pacientes.

Hostelería

Son ideales para el vestuario y todos los accesorios textiles requeridos en un hotel o restaurante. Su grado de impermeabilidad y la facilidad de aseo o mantenimiento las convierten en una excelente alternativa.

Filtros

En diferentes sectores industriales se necesitan filtros de diferentes características, que permitan el paso de aire pero impidan en paso de pequeñas partículas.

La tela no tejida está compuesta por fibras muy estrechas cuya porosidad permite el paso de aire filtrado.

Membranas de protección

También pueden ser usadas en proyectos agrícolas como complemento para sistemas de riego (geomembranas). Se adaptan muy bien a todo tipo de superficie y permiten la irrigación controlada del agua.

Indumentaria ecológica

Este tipo de telas es usado con frecuencia en la confección de bolsos ecológicos, ligeros, prácticos y que proporcionan ventajas al medio ambiente. Puedes reutilizarlos muchas veces disminuyendo así el uso de bolsas plásticas contaminantes.

Ventajas de las telas no tejidas

Es el momento de analizar las ventajas que una tela no tejida aporta a quién las utiliza de diferentes maneras:

  • Vida útil más larga: Este tipo de telas tiene una vida útil más larga que las fibras tejidas.
  • Bajo coste: Gracias a su larga vida útil el coste final de estos tejidos es inferior a otras alternativas.
  • Fácil mantenimiento: Puedes lavarlas rápidamente y estarán listas para un nuevo so muy pronto.

Los diseños que se pueden obtener con este tipo de telas son fantásticos. No dejes de probarlas.

Cómo lidiar con clientes difíciles y exigentes en el sector inmobiliario

lidiar-con-clientes-dificiles

Uno de los aspectos más difíciles de una transacción inmobiliaria es tratar con clientes complicados. El cliente es un elemento clave de cualquier inmueble.

Sin ellos, no habría ventas ni ingresos comerciales. Por eso es tan importante invertir tiempo y recursos en una buena gestión del servicio al cliente.

Si deseas vender más bienes y satisfacer a los clientes y mantenerse fiel a su inmueble, tú y tu vendedor deben estar preparados para tratar con todo tipo de personas que llamen su atención.

La vida es complicada, también las ventas. Las personas que son fáciles de tratar con los clientes nunca vendrán y nunca serán todos iguales. Hay muchos tipos de clientes, la mayoría de los cuales pueden ser difíciles o complicados de tratar.

Podemos categorizarlos en función de su comportamiento y disposición de la empresa. Para todos, necesitará una forma diferente de comportarse. Quieres estar preparado y entenderlos.

Clientes con poca información

Quieren el producto o servicio a toda costa, ya sea por su calidad, reputación u otros que lo posean, pero el problema es que el producto no puede o no puede realmente satisfacer sus necesidades reales. Para evitar esta situación, es necesario asegurarse de que el cliente dispone de toda la información posible del producto de antemano y no abandona la empresa hasta que todo esté correcto.

Clientes con prepotencia

Muchas veces no aceptan sugerencias, son muy exigentes y es fácil hacer solicitudes. Lo importante es saber escuchar sus opiniones hasta encontrar el momento adecuado para comunicarse y controlar la conversación. Además, también debes hacer tus sugerencias de una manera interesante, evitar ponerte a la defensiva y no dejar de lado las emociones.

Clientes indecisos

En este caso lo básico es estudiar a los clientes y ganarse su confianza. Muéstrales diferentes ofertas para que pueda elegir, de lo contrario, puedes elegir la confianza por él. Pasa tiempo con ellos; por supuesto, el proceso de compra puede demorar más de lo normal, pero puede terminar con buenos resultados.

Clientes imitadores

Es difícil saber cuándo un cliente copiará un producto o servicio: Solo se puede ver en el tono y la cantidad de preguntas que hizo. Si tienes alguna duda al respecto, es importante que lo descubras a tiempo y te guardes cierta información relevante.

Clientes con poca paciencia

El vendedor debe poder adaptarse a su horario y proporcionarle un presupuesto específico. Asegúrese de tener materiales adecuados para este tipo de clientes (como manuales e instructivos) para que puedan estudiarlos en el futuro. La venta puede hacerse más tarde, pero será más eficaz.

Clientes muy conversadores

La clave es tener paciencia, además del personal de ventas, muchas agencias inmobiliarias cuentan con personal capacitador para esta situación. En un curso de corredor de propiedades podrás aprender mucho sobre este tipo de clientes.

También puedes brindarle servicios en otros momentos, ya que estos tiempos tienen más capacidad para ofrecerles alternativas o enviarles información de manera electrónica o por teléfono.

Cliente molesto           

Habitualmente es el cliente quien provoca el mayor deterioro en la unidad de trabajo. Este es un tipo de contenido que se maneja en un entorno que maneja la molestia a la ira, porque los bienes raíces lo dañarán. Lo primero es reaccionar con mucha calma. A veces, esperar y escuchar al interlocutor es la clave. En todo momento, debes mostrar comprensión y paciencia.