Mobiliario básico en una oficina para PYMES

El mobiliario básico de una oficina depende de las necesidades reales de ésta y de otros factores como el espacio. No obstante, hay elementos de los que no podemos prescindir, como una Toshiba copiadora con la que gestionar la documentación, archivadores y, por supuesto sillas y mesas para toda la plantilla. Además de estos básicos, ¿qué otros elementos necesitamos para nuestra oficina?

Básicos

Insistimos en los elementos ya descritos, que deben ir acompañados de otros materiales útiles como los ordenadores, la papelería (bolígrafos, blocs, lapiceros, folios, etc.), alguna que otra pantalla extra para poderla hacer servir a clientes y visitas, etc.

Estos elementos no deben estar de cualquier forma: deben ser lo más homogéneos posibles, en consonancia con la imagen corporativa y que, además de útiles a las tareas rutinarias de la oficina, resulten cómodos y prácticos.

En este sentido, las sillas deben ser ergonómicas y regulables en altura, las mesas amplias y con capacidad tanto para usar el portátil como para poder escribir o usar una noble pantalla. La fotocopiadora o impresora, multifuncional y con la posibilidad de que pueda usarse mediante wifi, acceder a archivos en la nube, etc.

Iluminación

La iluminación es otro de los factores de gran importancia. Si no contamos con iluminación natural, debemos cuidar que cada centro de trabajo cuente con un foco de luz directo. Si contamos con luz natural, debemos potenciarla y evitar todo elemento que bloquee su entrada.

Separación de espacios

Las oficinas diáfanas son prácticas y dan la sensación de apertura, de integración, además de conseguir un mejor aprovechamiento del espacio. No obstante, de alguna forma debemos delimitar espacios comunes, espacios personales y otros dedicados a directiva, reuniones, etc.

La falta de metros no debe ser un problema. Recursos como mamparas o incluso que la tonalidad o material del suelo cambie, sirve como ayuda para que visualmente se delimite a qué lugar corresponde cada mobiliario.

Decoración

Puede sonar superficial, pero tan importante como el mobiliario básico y fundamental, es que la oficina resulte acogedora y apta tanto para los empleados como para las visitas.

La primera impresión lo es todo, y una oficina sombría, sobria y sin alma da la sensación de un trabajo gris y sin fondo. Desde recursos naturales como macetas, hasta el uso de vinilos decorativos sirve para que, independientemente del espacio disponible, nuestra oficina luzca con vida.

Por otra parte, no sirve con colocar cualquier elemento al azar: debe estar identificado con la marca y con el trabajo que se realiza en la oficina, así como seguir la consonancia estética y armoniosa del resto del mobiliario.

Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario