El corto éxito de las maquinitas de dinero en países como Bolivia

A diferencia de lo que ocurre en países como México, en algunos países de Sudamérica como Bolivia suceden hechos impensables como el hecho de permitir que los niños jueguen con maquinitas de dinero, algo que no debiera darse en ningún país del mundo, esto porque son juegos exclusivos o pensados en personas adultas, es decir, mayores de 18 años de edad.

Sin embargo y para fortuna de los Padres de Familia, estas maquinitas de dinero han sido prohibidas por las autoridades locales y las han decomisado de todos los lugares en los que hubo al menos una de ellas.

¿Por qué llamó la atención de las autoridades?

La compre y venta de estas maquinitas explotó a mediados de la década pasada, cuando hasta en cada tiendita de barrio había al menos una de ellas; el éxito que tuvieron estas maquinitas se debió a que permitían a sus propietarios obtener más ganancias, debido a que estaban programadas para que sean pocos los intentos que llegasen a ser victorias.

Estas maquinitas de dinero llegaban, incluso, por vía de contrabando desde la frontera con Chile, esa era la razón número uno por la que cada vez había más en todo el país, especialmente en ciudades como Cochabamba, La Paz y Oruro.

Eran tan adictivas para lo niños en edad escolar, que no se cansaban de apostar y apostar con todas las moneditas que tenían y que, en el peor de los casos, gastaban el dinero destinado a su merienda o recreo. Aquellos años, cada intento o apuesta en las maquinitas de dinero costaban 2 bolivianos, es decir, dos pesos bolivianos, lo cual significa una ganancia extraordinaria para sus propietarios porque los intentos que hacían los niños no tenían límites, por decirlo así.

¿Qué pasó con cada maquinita de dinero?

Las autoridades de cada municipio en las ciudades bolivianas donde más éxitos tuvieron estas maquinitas empezaron a decomisar cada uno de ellos. Algunas tiendas y restaurantes llegaron a tener hasta cinco de estas máquinas.

Algunos propietarios ocultaban sus máquinas para que no sean vistas por las autoridades y, una vez pasado el control, las volvían a encender y ponerlas en sus negocios; algo que molestó en gran parte a los Padres de Familia, quienes terminaron denunciando a cada propietario que las seguía teniendo activas y al alcance de los niños.

La situación, para la suerte de los padres de todos los niños de estas ciudades bolivianas, se logró quitar del mercado y de todos los negocios estas maquinitas de dinero que tanto afectaron a la economía de los niños alrededor de casi todo el país.

Esta situación, sin duda alguna, debe evitarse en todas las regiones de México, para que los niños de este país no corran la misma suerte que los niños bolivianos. Los Padres de Familia y las autoridades deben estar al tanto de lo que se ofrece a sus hijos y así evitar problemas futuros como el vicio por este tipo de juegos que están disponibles en casino físicos y casinos online.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario